Ettore Sottsass + Diseño latinoamericano

con No hay comentarios

 (Editor: Jorge Montaña)

Ettore Sottsass y el diseño latinoamericano

Ettore Sottsass el genial diseñador italiano, cumple en este año, 10 años de su muerte y 100 de su nacimiento. Reconocidísimo por sus trabajos para Olivetti inicialmente y tras un giro de 180 grados, por su aportación al diseño de mobiliario como manifiesto desde su grupo Memphis, Con una gran influencia en el diseño latinoamericano.

Para quien no lo conoce, Sottsass, fue uno de los grandes diseñadores italianos del siglo XX. Nacido en Austria, vivió desde niño en Milán donde estudió arquitectura. Ante la falta de oportunidades en este sector en la difícil posguerra, empezó a colaborar con la firma más emblemática del diseño italiano: Olivetti, siendo el principal responsable y autor de los productos más destacados de la marca, entre estos el más adorable artefacto de oficina, que se ha hecho hasta hoy (con el perdón de MAC), la máquina de escribir portátil: Valentine.

Valentine

A diferencia del diseño alemán, bello a partir de las proporciones y su perfecta geometría, Sottsass y muchos de sus colegas italianos, no le temían a los colores, haciendo uso de paletas que mezclaban todas las gamas, algo que corresponde por entero al carácter latino que nos identifica con la diversidad que ya teníamos en nuestra naturaleza y manifestaciones populares, como la ropa, la arquitectura, las fiestas y muchas de nuestras tradiciones.

Los latinos nos sentimos incómodos dentro de la sobriedad y la sencillez teutónica y si bien reconocemos su armonía y calidad, los diseños de Sottsass representaron indirectamente una validación de nuestro barroco tropical.

Posteriormente a sus colaboraciones con Olivetti, él y otros arquitectos de su generación fundan el grupo Memphis Design que rompe totalmente con los esquemas tradicionales lo que se consideraba el “buen diseño”, donde la sencillez y la armonía era la norma, ellos se lanzaron a hacer muebles a partir de las formas básicas sin transiciones para buscar la armonía, recurriendo más bien a fuertes contrastes.

mueble sottsass

Si bien pocos de estos muebles pasaron a la historia y hoy se ven bastante desfasados, la ruptura que generó con lo que se consideraba norma, inspiró a los diseñadores de otras partes del mundo a buscar caminos propios que no respetaran los formalismos y el statu quo. La desobediencia de Sottsass y sus amigos que fue más mediática que eficiente en el mercado, pues sus piezas eran carísimas y apenas para museos, abrió caminos para una nueva categoría donde el diseño difuminaba su límite con el arte, al comunicar conceptos y generar reflexiones en el observador. La funcionalidad dejaba de ser el factor principal, la forma no tenía que corresponder necesariamente a la función, valía ser exagerado. Pero los italianos no dan puntada sin dedal. La mayor parte de estos muebles, eran la plataforma de lanzamiento de laminados decorativos melamínicos ( tipo formica) de su patrocinador principal: la firma Abet Laminati no solo con las atrevidas paletas de vibrantes colores complementarios, también de texturas inspiradas en bacterias y virus. La exposición que hizo la trienale de Milan en el año 83 es legendaria. El efecto inmediato en los países latinos fue la validación de las texturas que nosotros ya veíamos en las ropas tradicionales, en los canastos y tejidos, o en la arena de las tibias playas caribeñas.

Olivetti-Ssotssas

De repente el diseño no debía ser necesariamente armónico e invisible, como el alemán, u ostentoso como el norteamericano, valía ser también cálido y divertido, expresando sentimientos como la alegría o el humor. En esta época de su vida, Sottsass dejó a un lado la colaboración para industrias e inició sus trabajos en colaboración con artesanos del vidrio y de la cerámica, donde las propiedades del material y la mano del artesano también tenían un papel fundamental.

Si bien Memphis al final de cuentas no logró trascender, puesto que seguía manejando las geometría tradicional ahora desde la exageración, la opulencia, el contraste y la simetría, nos hizo mirar hacia adentro y descubrir que en nuestras sillas playeras, coloridas hamacas y entorno popular, teníamos algo mucho mejor y más auténtico. También supimos que no eran necesarias costosas inversiones para ser originales y novedosos, y que podríamos hacer desde el diseño lo que mejor sabemos hacer, burlarnos un poco de nosotros mismos.

Por ello fue también, una validación de lo que ya se estaba realizando un poco tímidamente en países como Colombia donde se iniciaba el diseño para la artesanía.

El éxito de sus muebles, llevó a Sottsass a explorar este tipo de propuestas en la arquitectura, donde el uso de las formas básicas y sus colores no se veían tan originales y sí bastante pretenciosos. Esta influencia tubo mucho éxito por la novedad, pero pronto pasó de moda, su derivado en lo que se llamó por aqui, arquitectura post-moderna desapareció mimetizado por fachadas flotantes que forraron lo que diez años después se veía anticuado.

Por todo ello y mas, pensamos merece la pena celebrar los aniversarios del maestro Sottsass, por ponerle el picantito al diseño italiano para que nos miráramos al espejo.

Para mi el diseño es una forma de discutir la vida, de discutir la sociedad, el erotismo, la política, la gastronomia y el diseño mismo.

 

Share

Dejar un comentario